Historia natural | Demografía y conservación | Distribución | Información taxonómica | Referencias | Otras imágenes Versión para imprimir

Incilius periglenes Savage, 1967

(sapo dorado)


Ilustración de Incilius periglenes. Autor: Oscar Federico González.
Historia Natural
Hábitat: Viven en en el bosque nuboso.

Reproducción: Este sapo es un buen ejemplo de un reproductor explosivo. Toda la población está sincronizada para llevar a cabo el apareamiento y el desove en menos de una semana. No realizan cortejo, los machos simplemente interceptan a las hembras cuando llegan a las charcas, las agarran e intentan aparearse. Aunque ellos no discriminan entre géneros, los machos intentan abrazar todo lo que se mueva, sobre la base de prueba y error. Ellos con frecuencia agarran otros machos, estos emiten una vibración, señal efectiva, que les advierte que es un macho. En ocasiones si agarran un individuo de otra especie la unión puede durar varios días.

La competencia por hembras es intensa, cuando llega el desove cada hembra pone una hilera doble de 200 o más huevos (promedio 228 huevos), los cuales son fertilizados por el macho cuando los depositan. Los huevos no reciben ningún cuidado por parte de los padres y tienen un diámetro promedio de 3 mm.. Los renacuajos nacen en pocos días y se alimentan de detritus y dejan el agua después de unas cinco semanas.

Las charcas de reproducción son pequeñas, de tal manera que unos pocos días sin lluvia es suficiente para que se sequen, causando la muerte a los renacuajos por desecación.

La función de las vocalizaciones de los anuros es atraer la pareja de la especie correcta y puede también comunicar en forma más sutil, información fenotípica. Ambos llamados son emitidos por el “sapo dorado”, los cuales se pueden escuchar a pocos metros y no sólo durante los periodos lluviosos. Este sapo tiene una reducción de los aparatos vocales y auditivos. Se sugiere que el dimorfismo de color y la actividad diurna, pueden facilitar el contacto visual mejor que el reconocimiento auditivo de la pareja.

Este sapo alcanza la madurez sexual a los dos años.

Comportamiento: Son diurnos. La mayor parte del año lleva una vida sigilosa fuera la vista, ocultándose bajo las hojas y el musgo (aparentemente son fosoriales). Pero al principio de la estación lluviosa emergen para llevar a cabo una orgía breve de apareamiento y desove. Este es el momento en que se puede observar.

Relaciones: Las principales causas de muerte de los individuos de esta especie es la desecación. Asimismo, muchos de los sapos juveniles son muertos por depredadores y al final sobreviven algunos pocos.

Usos: Los individuos de esta especie son muy apreciados ya que se utilizan en los terrarios, por esta razón son extraídos de su hábitat natural para ser vendidos en forma ilegal, principalmente en Europa y E.U.A..


Demografía y conservación
Población: En la Reserva Biológica Bosque Nuboso Monteverde, de 1971 a 1987 se observaron cientos a miles de “sapos dorados”. Durante estos años, utilizaron la mayor parte del tiempo escondidos, emergiendo para reproducirse cada año de marzo a junio.

Estado de su conservación: Está considerada como una especie amenazada en peligro de extinción y está protegida y regulada por la Ley de Conservación de Vida Silvestre No. 7317, además de la Ley Orgánica del Ambiente No. 7554 y el decreto No. 26435-MINAE.

Se incluye en el Apéndice l de la Convención sobre Tráfico Internacional de Especies Amenazadas (CITES).

Sin embargo, esta especie se considera en la actualidad como EXTINTA, a pesar de que su hábitat se localiza en un sitio pristino dentro de la Reserva Biológica Bosque Nuboso de Monteverde.
Hay varias hipótesis sobre la desaparición del “sapo dorado” a continuación se citan algunas aseveraciones al respecto:

- Algunos científicos argumentan que si el “sapo dorado” se extinguió, se debió a que era una especie candidata a la extinción natural (como pasó con el sapo (Ollotis holdridge) en las faldas del Volcán Barva (Parque Nacional Braulio Carrillo) que se extinguió a finales de la década de los ochenta).

-Otros científicos argumentan la hipótesis de que las condiciones calientes y secas presentes en 1987, fueron el factor clave para que se diera la extinción.

-En 1987 se observaron 1500 individuos, pero el reclutamiento fue cerca de 0 (29 renacuajos en metamorfósis). De 1988 a 1990 se observaron sólo 11 sapos adultos. Parece ser que la drástica disminución se debió a que este sapo esté estivando bajo el suelo y que ellos emergerán cuando las condiciones sean favorables. Algunas especies de la misma familia pueden vivir hasta 30 años y muchas especies del mismo género pueden vivir más de 10 años. Así que la población del “sapo dorado” es probable que sea capaz de persistir durante algunos años con un pobre reclutamiento. Este descenso del “sapo dorado” puede ser producto de una fluctuación natural en número. Años en donde se ha llevado a cabo un gran reclutamiento, es seguido por años de una reproducción pobre durante los cuales la población declina. Con 1 o 2 años de reproducción exitosa por individuos viejos la población podría recuperarse.

-Algunos investigadores resumen la desaparición de la siguiente manera: 1- los sapos no emergen en su número normal debido a que las condiciones de reproducción no son las apropiadas. 2- la ausencia de estos sapos refleja una mortalidad catastrófica, causada por la degradación ambiental, cambio climático u otros factores (radiación de rayos ultravioletas, lluvia ácida, etc.). - La declinación de esta especie se debió a una serie de extinciones inducidas por el clima, combinado con un bajo potencial de recolonización. Así mismo, por otro lado la deforestación u otras actividades humanas pueden incrementar el impacto de estos trastornos.

-La desaparición del “sapo dorado” y del “sapo pintado” (Atelopus varius) en Monteverde, se ha ligado al fenómeno El Niño (1986-87). A esto se asocian también químicos tóxicos en la atmósfera, los cuales pudieron tener algún efecto sobre la Reserva y en grandes concentraciones, quizás jugaron un papel importante en la declinación de anuros en 1987.

Distribución
Distribución en Costa Rica: Endémica. En las tierras altas de la cordillera de Tilarán, entre 1.500 y 1.620 m. de elevación (Savage, 2002). Las poblaciones de esta especie desaparecieron en toda su distribución en Costa Rica a principios de la década de los 90´s. Desde entonces no se tienen registros recientes.
Localidades de distribución de Incilius periglenes en Costa Rica según registros en la Universidad de Costa Rica (Museo de Zoología) (2007) (5 registros).

Distribución por área de conservación:
Arenal
Información taxonómica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Amphibia
Orden: Anura
Familia: Bufonidae
Nombre científico: Incilius periglenes Savage, 1967
Nombres comunes: sapo dorado

Referencia de publicación de la especie: Savage, 1967. Rev. Biol. Tropical, 14: 153.
Nombres Anteriores: Bufo periglenes Savage, 1967 "1966”.
Localidad del tipo: Cordillera de Tilarán, 2 millas al NE de Monteverde, a 1,590 m, San Carlos, Alajuela, Costa Rica.
Depositario del tipo: LACM 1893
Descripción diagnóstica: Los machos son de color anaranjado uniforme brillante (amarillos en líquido para preservar), las hembras son de color negro a verde olivo con manchas grandes de color rojo brillante. Es probable que sean los anuros que presentan el dimorfismo de color más llamativo. Con una glándula parótida posterior al ojo, o apenas anterior al nivel de la axila, de tamaño moderado a pequeño, menos de la mitad del área del párpado superior. Carece de tímpano. Poseen tubos de Eustaquio y ostia pharingea. La longitud estándar de adultos machos es de 41 a 48 mm., hembras de 47 a 54 mm.

Sin un tubérculo tarsal conspicuo. Los dedos carecen de membranas completas; los dedos interiores están bien desarrollados. Carece del pliegue tarsal. Los dedos de las manos y las patas carecen de tubérculos subarticulares bien desarrollados. Las manos y las patas tienen forma de cojinetes carnosos. Los dedos de las manos y patas no están unidos completamente por membranas. El primer dedo de la pata está bien desarrollado.


Información general
Autor: Luis Humberto Elizondo C.
Colaboradores:
Federico Bolaños V. Enrique Quesada D.
Fecha de publicación: 9/27/2000
Referencias
Amphibian Species of the World V2.20 Database. The American Museum of Natural History. Department of Herpetology. http://research.amnh.org/cgi-bin/herpetology/amphibia.

Blaustein, A.R. y D. Wake. 1995. The puzzle fo declining amphibian populations. Scientific American Abril: 52-57.

Blaustein, A.R., D.B. Wake y W.P. Sousa. 1994. Amphibians declines: judging stability, persistence and susceptibility of populations to local and global extinctions. Conservation Biology 8(1): 60-85.

Costa Rica, Asamblea Legislativa. Ley Orgánica del Ambiente, No. 7554. La Gaceta, Diario Oficial, No. 215 (13 de Noviembre 1995).

Costa Rica, Asamblea Legislativa. Decreto No. 26435-MINAE. La Gaceta, Diario Oficial (3 de Diciembre 1997).

Costa Rica, Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE). 1997. Ley de Conservación de la Vida Silvestre y su Reglamento, No. 7317. 2 da. Edición. EDITEC EDITORES, S.A.. San José, Costa Rica. 134 p.

Crump, M.L., F.R. Hensley y K.L. Clark. 1992. Apparent decline of the golden toad: underground or extinct?. Copeia 1992(2): 413-420.

Fogden, M. y P. Fogden. 1984. All that glitters may be toads. Natural History 93(5): 46-50.

Frost, D.R. 1985. AMPHIBIANS SPECIES OF THE WORLD: A Taxonomic and Geographical Reference. Published as a Joint Venture of Allen Press, Inc. and The Association Systematics Collections Lawrence, Kansas, U.S.A. 732 p..

Jacobson, S.K. y J.J. Vandenberg. 1991. Reproductive ecology of the endangered golden toad (Bufo periglenes). Journal of Herpetology 25(3): 321-327.

Pechman, J.J.K. y H.M. Wilbur. 1994. Putting declining amphibian population in perspective: natural fluctuations and human impacts. Herpetologica 50(1): 65-84.

Pechmann, J.J.K., D.E. Scott, R.D. Semlitsch y otros. 1991. Declining amphibians populations: the problem of separating human impacts from natural fluctuations. Science 253: 892-895.

Pounds, A. 1990. Disappearing gold. BBC Wildlife 8: 812-817.

Pounds, A. y M.L. Crump. 1994. Amphibians declines and climate disturbance: the case of the golden toad and the harlequín frog. Cons. Bio. 8: 72-85.

Pounds, A., M. P. Fogden y J.J. Campbell. 1999. Biological response to climate change on a tropical mountain. Nature 398: 611-615.

Pounds, A., M.P. Fogden, J.M. Savage y G.C. Gorman. 1997. Tests of null models for amphibians declines on a tropical mountain. Cons. Biol. 11: 1307-1322.

Rodríguez, J. y J. Hernández. 1999. Especies de Flora y Fauna Silvestre con Poblaciones Reducidas y en Peligro de Extinción. Sistema Nacional de Areas de Conservación, Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE). San José, Costa Rica. 12 p.

Sarkar, S. 1996. Ecological theory and anuran declines. Bioscience 46(3): 199-207.

Savage, J.M. 1972. The systematics status of Bufo simus O.Scmidt with descriptions of a new toad from western Panama. Journal of Herpetology 6(1): 25-33.

Savage, J.M. 1973. A Preliminary Handlist of the Herpetofauna of Costa Rica. s.d.. 17 p..

Savage, J.M. 2002. The Amphibians and Reptiles of Costa Rica. The University of Chicago Press. China. 934 pp.

Savage, J.M. y J. Villa. 1986. Introduction to the Herpetofauna of Costa Rica/Introducción a la Herpetofauna de Costa Rica. Society for the Studies of Amphibians and Reptiles, Athens, 207.

Universidad de Costa Rica. s.f.. CATALOGO DE HERPETOLOGIA. Museo de Zoología, Escuela de Biología, Universidad de Costa Rica. s.d..

Wake, D.B.. 1991. Declining Amphibian Population. Science 253: 860.

Dirección de esta página de especie
http://darnis.inbio.ac.cr/FMPro?-DB=ubipub.fp3&-lay=WebAll&-Format=/ubi/detail.html&-Op=bw&id=4377&-Find

Para consultas

Alvaro Herrera (alherrer@inbio.ac.cr)